Usted está aquí

Tubería PVC-O. La tubería más respetuosa con el medio ambiente

El comportamiento de las tuberías de PVC-O durante su instalación y uso suponen una revolución para el sector de transporte de agua a presión. La calidad del producto durante toda su vida útil optimiza los recursos naturales, reduciendo el consumo energético y las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Las ventajas que ofrece la tubería TOM® de PVC-O al medio ambiente tienen que ver con su naturaleza química, con la mejora de propiedades que se producen durante su fabricación gracias al proceso de Orientación Molecular y con su mayor eficiencia energética en todo su ciclo de vida.

  • El PVC es un material químicamente inerte frente a los productos presentes en la naturaleza, de forma que no hay corrosión durante su vida útil y por tanto, no es necesaria la utilización de recubrimientos protectores.
  • Las tuberías de PVC-O TOM® no contienen sustancias tóxicas en su formulación como puedan ser metales pesados, de forma que se evita su presencia como residuos en el medioambiente.
  • El aumento de la sección libre de las tuberías de PVC-O permite transportar un mayor caudal de agua con el mismo diámetro externo, con lo que disminuye el consumo energético necesario para el transporte.
  • La reducción del peso del tubo hace posible transportar mayor cantidad de material, con lo que se minimiza la energía necesaria  y las emisiones producidas durante su transporte.
  • La manipulación de los tubos durante la instalación se hace de forma más rápida y fácil. El menor peso de la tubería hace que no sea necesario utilizar maquinaria pesada hasta DN 250 mm, disminuyendo la energía necesaria y las emisiones de CO2 generadas.
  • La superficie lisa de las paredes interiores del tubo disminuye las pérdidas de carga, esto supone un menor consumo energético durante el funcionamiento de la red.
  • La unión de los tubos de PVC-O se hace mediante el sistema de enchufe tipo campana. Está es conformada junto al resto del tubo, en un proceso integrado desarrollado y patentado por Molecor, para asegurar la perfecta estanqueidad, evitando fugas del agua canalizada.